Fray Justo Santa María de Oro 2730
5° A - CABA
Tel: (05411) 5256-4044/4043
Todos los contenidos © 2019

Cámara Argentina del Papel y Afines

Noticias

Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción. Devengado mayo de 2020.

Publicada en Mayo 15, 2020
Informamos que, por medio de la Resolución General 4716/2020, la AFIP dispuso que los empleadores inscriptos en el “Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción - ATP” podrán acceder al servicio “web”, desde el 14 hasta el 21 de mayo de 2020, a los efectos de obtener los beneficios del programa respecto de los salarios y contribuciones que se devenguen en el mes de mayo de 2020. ADMINISTRACIÓN FEDERAL DE INGRESOS PÚBLICOS RESOG-2020-4716-E-AFIP-AFIP - Seguridad Social. Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción. Decreto N° 332/20 y sus modificatorios. Resolución General Nº 4.693 su modificatoria y su complementaria. Norma complementaria. ARTÍCULO 1°.- Disponer que los sujetos mencionados en el artículo 1° de la Resolución General Nº 4.693, su modificatoria y su complementaria, podrán acceder al servicio “web” “Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción - ATP”, desde el 14 de mayo de 2020 hasta el 21 de mayo de 2020, inclusive, a los efectos de obtener, de así corresponder, los beneficios establecidos en los incisos a) y b) del artículo 2º del Decreto Nº 332/20 y sus modificatorios, respecto de los salarios y contribuciones que se devenguen durante el mes de mayo de 2020, conforme lo dispuesto por la Decisión Administrativa de la Jefatura de Gabinete de Ministros Nº 747 del 8 de mayo de 2020. ARTÍCULO 2º.- Las disposiciones de esta resolución general entrarán en vigencia el día de su publicación en el Boletín Oficial. ARTÍCULO 3º.- Comuníquese, dése a la Dirección Nacional del Registro Oficial para su publicación en el Boletín Oficial y archívese. Mercedes Marco del Pont.

Salario complementario y beneficios del Programa ATP. Novedades.

Publicada en Mayo 14, 2020
Los días 12 y 13 de mayo del corriente fueron publicados en el orden que se referirá, Boletín Oficial nacional, dos reglamentos sobre el tema referido en el título de este informe. La Decisión Administrativa JFG 747/2020, Anexo I, respecto del Salario Complementario recomendó a la AFIP que a los fines de comparar la facturación -período contra período (marzo-abril 2019 / marzo-abril 2020)- de los solicitantes del beneficio Salario Complementario en casos de reorganización empresaria, se aplique un criterio que permita resolver las solicitudes en base a la realidad económica evaluando los casos que se presenten, entendiendo que los períodos deben resultar comparables en términos de variables constantes, ponderando situaciones excepcionales que pudieran interferir en esa apreciación relativa a la merma de actividad. El mismo reglamento recomendó que se extiendan los beneficios del Programa ATP relativos al Salario Complementario y a la postergación y reducción del pago de las contribuciones patronales al Sistema Integrado Previsional Argentino respecto de los salarios y contribuciones que se devenguen durante el mes de mayo. A su vez, la Decisión Administrativa JFM 765/2020 recomendó respecto del Salario Complementario que para proceder al cálculo del Salario Complementario de mayo resulte procedente tomar como referencia a la remuneración abonada en el mes de marzo de 2020 dado que la AFIP cuenta con esa información lo que puede contribuir a una ponderación más justa del beneficio. Respecto de las condiciones de admisibilidad del beneficio propone estimar la variación de la facturación de los empleadores comparando los períodos abril de 2019 con abril de 2020, en tanto que en el caso de las empresas que iniciaron sus actividades a partir del 1º de mayo de 2019 la comparación debería hacerse con el mes de diciembre de 2019. Asimismo, se propone continuar con la misma tesitura con respecto a las empresas nacidas durante el año 2020, las cuales recibieron de manera directa el beneficio del Salario Complementario.

ATP. Beneficios de reducción y diferimiento de la fecha del pago de la contribución patronal al SIPA. Resolución General AFIP 4711/2020.

Publicada en Mayo 12, 2020
La AFIP, mediante la RG 4711 (11/05/2020), reglamentó los dos beneficios mencionados en el título de este informe, conforme a las siguientes pautas:
A- BENEFICIO DE REDUCCIÓN DE CONTRIBUCIONES PATRONALES AL SIPA Los empleadores que resulten alcanzados por el beneficio serán caracterizados en el "Sistema Registral" con el código "461 - Beneficio Dto. 332/2020 Reducción de Contribuciones S.S.". Dicha caracterización podrá ser consultada accediendo al servicio con clave fiscal denominado "Sistema Registral", opción consulta/datos registrales/caracterizaciones.
El F. 931 AFIP deberá presentarse mediante la utilización del release 3 de la versión 42 del programa "Sistema de Cálculo de Obligaciones de la Seguridad Social – SICOSS", que se aprueba por la presente y se encuentra disponible en la opción "Aplicativos" del sitio "web" institucional (http://www.afip.gob.ar).
El sistema "Declaración en Línea que incorpora las novedades del nuevo release del programa aplicativo, efectuará en forma automática el cálculo de la aludida reducción de alícuota de las contribuciones patronales, a los empleadores caracterizados con el código "461 - Beneficio Dto. 332/2020 Reducción de Contribuciones S.S.".
Los empleadores que hubieran presentado la declaración jurada del período devengado abril de 2020, podrán rectificar la misma hasta el día 31 de mayo de 2020, en cuyo caso no resultarán de aplicación las disposiciones de la Resolución General N° 3.093 y su modificatoria, siempre que la citada rectificativa se presente exclusivamente a efec B- BENEFICIO DE POSTERGACIÓN DEL VENCIMIENTO DE PAGO DE CONTRIBUCIONES PATRONALES AL SIPA Los empleadores que no resulten alcanzados por el beneficio referido en el punto anterior, gozarán del beneficio de postergación del vencimiento para el pago de las contribuciones patronales al Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA) del período devengado abril de 2020, debiendo realizar el mismo hasta las fechas que, según la terminación de la Clave Única de Identificación Tributaria (CUIT) del contribuyente, se detallan a continuación:

TERMINACIÓN CUIT

FECHA

0, 1, 2 y 3

15/07/2020

4, 5 y 6

16/07/2020

7, 8 y 9

17/07/2020


Los empleadores serán caracterizados en el "Sistema Registral" con el código "460 - Beneficio Dto. 332/2020 Postergación pago de contrib. S.S.".
En el F. 931 AFIP se incorporan en el sistema "Declaración en línea" dos totales nuevos en la pestaña "Totales Generales" de la pantalla "Datos de la declaración jurada" para identificar los valores correspondientes a cada registro según el siguiente detalle: a) Contribuciones SIPA - Decreto 332/2020.
b) Contribuciones no SIPA - Decreto 332/2020.
Los empleadores que hubieran presentado la declaraciones juradas correspondientes a los períodos devengados marzo y/o abril de 2020 sin discriminar las contribuciones patronales con destino al SIPA de las restantes contribuciones tendrán plazo para rectificarlas hasta el día 31/05/2020 debiendo en su caso reimputar el pago mediante el Sistema "Cuentas Tributarias".
El saldo de la declaración jurada que corresponda ingresar por los períodos devengados marzo y/o abril de 2020 deberá efectuarse mediante transferencia electrónica de fondos, generando un Volante Electrónico de Pago (VEP), con los siguientes códigos: a) Contribuciones Patronales al SIPA Beneficio Decreto 332/2020: impuesto/concepto/subconcepto (ICS) 351-368-019.
b) Restantes Contribuciones Patronales -no SIPA- Beneficio Decreto 332/2020: impuesto/concepto/subconcepto (ICS) 351-369-019.
c) Contribuciones Patronales sujetos no alcanzados por beneficio de postergación Decreto 332/2020: impuesto/concepto/subconcepto (ICS) 351-019-019.

Decreto 459/2020 con su anexo.

Publicada en Mayo 11, 2020
Decreto:

Bajar archivo

Anexo:

Bajar archivo

Contexto y utilidad de los acuerdos celebrados en el marco del Art. 223 bis de la LCT.

Publicada en Mayo 05, 2020
El contexto
Como informamos ayer en esta sección, la Resolución MTEySS 397/2020, (B.O. 30/04/2020, vigente desde la misma fecha), estableció reglas aplicables a las presentaciones de acuerdos realizados en el marco del Art. 223 bis de la LCT que tramiten en ese organismo del Estado.
Antes de abordarlas en detalle es útil recordar el contexto en que se dictó y las razones por las que el acuerdo de suspensión de trabajo con base en el Art. 223 bis de la LCT es el medio que las empresas están utilizando para superar la crisis generada por el coronavirus.
La pandemia motivó a que el gobierno nacional, a los efectos de evitar su avance, dictase varias medidas.
Nos interesa, a los efectos de este trabajo, señalar el Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) 297/2020 que estableció a partir del 20 de marzo pasado la medida de "aislamiento social, preventivo y obligatorio" en todo el territorio nacional, prorrogada por varias normas, la última de las cuales en oportunidad de escribir estas líneas fue el Decreto 408/2020 que extendió su vigencia hasta el 10/05/2020.
Ese acto de gobierno –inevitable y por sus consecuencias típica causa de fuerza mayor en los términos del Art. 1730 del Código Civil y Comercial de la Nación- determinó que las actividades económicas alcanzadas por aquella sufrieran una paralización total en muchos casos –por ejemplo construcción, sectores de la industria, comercio, gastronomía, espectáculos públicos, etc.- y que gran parte de las empresas cuyas actividades fueron encuadradas como "esenciales" por el DNU 297/20 y modificatorias -condición necesaria para que pudieran seguir operando- también fueran gravemente afectadas en su nivel de actividad y facturación.
Ante la gravedad de la situación, los empleadores comenzaron a analizar las alternativas que ofrece el ordenamiento jurídico de manera de lograr una disminución temporal del costo laboral que les permitiera tener que recurrir a despidos y, en algunos casos -más graves- al cierre de establecimientos o al cese de actividad.
Utilidad de las suspensiones acordadas en los términos del Art. 223 bis de la LCT Existen razones serias para concluir que el pago de una prestación no remunerativa en el marco de un acuerdo de suspensión de la relación laboral, alternativa que ofrece el Art. 223 bis de la LCT sobre la que informamos reiteradamente en esta sección y a la que nos remitimos (ver Info 29/04/2020), es la única alternativa práctica, para que ambas partes -el empleador afectado por una grave falta o disminución de trabajo por causas que claramente son ajenas a su voluntad y el conjunto de trabajadores a quienes propondrá el acuerdo de suspensión- intenten transitar de esa forma la crisis con el menor costo económico y social posible.
Esa conclusión se funda en las siguientes razones:
A) Factibilidad de los acuerdos celebrados en los términos del Art. 223 bis de la LCT comparada con otras medidas de crisis.
El DNU 329/2020 prohibió por 60 corridos contados desde el 31/03/2020 al empleador disponer las siguientes medidas:
a) Las suspensiones por fuerza mayor o falta de trabajo previstas en el Art. 221 de la LCT (Art. 3º Párr. 1º del decreto). Cabe recordar que esta norma faculta al empleador a suspender en forma unilateral por un plazo máximo de 75 días –por causa de fuerza mayor- y de 30 días –en caso de falta o disminución de trabajo- sin pago de salarios. Estas suspensiones, si bien previstas en la norma referida presentan graves inconvenientes. El primero es su carácter unilateral. El trabajador tiene derecho a impugnarlas y es lo que ha ocurrido desde la vigencia de la LCT en 1974. No existen prácticamente en los repertorios de jurisprudencia antecedentes que haya reconocido su validez. El argumento central para ello podría resumirse diciendo que los tribunales han interpretado que la causa de falta de trabajo casi siempre –o siempre- obedece al "riesgo empresario" que debe asumir el empleador.
La otra desventaja que debe referirse es que no prevé –a diferencia de la suspensión pactada del Art. 223 bis de la LCT- el pago de una suma de dinero y la cobertura de salud que permitan al trabajador y su familia sobrellevar el tiempo de suspensión. Únicamente se exceptúan de la prohibición las suspensiones efectuadas en los términos del artículo 223 bis de la Ley de Contrato de Trabajo (Art. 3º Párr. 2º del decreto 329/20).
b) También se prohíben por idéntico plazo los despidos sin justa causa y por las causales de falta o disminución de trabajo y fuerza mayor (Art. 2º). El empleador debe ser prudente ya que los despidos y las suspensiones dispuestos en violación a las reglas antes indicadas "no producirán efecto alguno, manteniéndose vigentes las relaciones laborales existentes y sus condiciones actuales" (Art. 4º), es decir serán actos nulos, inválidos.
c) Respecto del Procedimiento Preventivo de Crisis -PPC-, regulado en los Art. 98 a 105 de la Ley 24.013 existen razones de fondo y formales que lo hacen -al menos en el contexto actual- inapto obtener una solución rápida, eficaz y equitativa.
Sin referirnos a cuestiones de fondo que han determinado que el PPC no sea utilizado con frecuencia para acordar solo medidas temporales y urgentes y menos por empresas medianas y pequeñas, bástenos decir que el decreto 327/2020 establece además la suspensión de los plazos del procedimiento administrativo nacional al que está sujeto el PPC.
Esa suspensión imposibilita que, como lo prescribe el Art. 100 de la Ley 24.013, dentro de las 48 horas de la presentación del procedimiento, el Ministerio de Trabajo cite al empleador y a la asociación sindical a una "primera audiencia" a los efectos de arribar a un acuerdo sobre las medidas que pueda proponer el primero. Ello significa que si bien el PPC no está expresamente prohibido -de hecho, es formalmente factible su presentación- la autoridad laboral no lo impulsará ya que el decreto citado en último término le impide hacerlo.
B) El "Salario complementario": pago a cuenta de la prestación no remunerativa.
Finalmente -pero no menos importante- es el subsidio otorgado por el Estado Nacional conocido como "salario complementario" previsto en el decreto 332/2020, reglamentario del Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP).
Los empleadores que hayan obtenido ese beneficio abonarán -en principio, en el período abril de 2020- una parte de las remuneraciones, ya que el mismo consiste en el pago por la ANSeS a todos o parte de los trabajadores de una asignación equivalente al 50% del salario neto del trabajador, tomando como referencia el correspondiente al mes de febrero de 2020. Su monto no será inferior a una suma equivalente a un salario mínimo, vital y móvil ni podrá superar dos salarios mínimos, vitales y móviles (Decreto 332/20, Art. 8º). El último párrafo de esta norma agrega que esa asignación compensatoria del salario podrá imputarse a cuenta del pago de las remuneraciones o de la asignación no remunerativa en dinero prevista en el Art. 223 bis de la LCT.

 

  PROXIMA PAGINA  |   ULTIMA PAGINA

© 2019 Cámara Argentina del Papel y Afines. Todos los derechos reservados.  |  CONDICIONES Y POLÍTICAS DE USO